El Ministerio Indígena: ¿solo una promesa incumplida?

Editorial24VargasNielloEl ofrecimiento de una nueva institucionalidad para los asuntos de los pueblos indígenas sigue en la sala de espera después de los cien días desde el inicio del gobierno y de ser presentado al Parlamento como iniciativa gubernamental. Hasta este momento no se conocen ni cuando se hará posible ni tampoco el contenido real, sus atribuciones y la forma de coordinación que pudiera tener dentro del Ejecutivo y sus relaciones con los otros órdenes del Estado,

Pudiera entenderse que su demora tenga justificaciones relacionados con la crisis que sufre el sistema político y los avatares diversos de la institucionalidad que todos conocen. Sin embargo, es del todo injustificable que no exista una mención ni explicaciones que permitieran entender el porqué de la decisión tomada para esa demora.

No se puede entender ni especular – porque no queda otra – que ya se haya tomado la decisión política de no seguir adelante con esa iniciativa y las propuestas que vienen sean de otra índole. Si ese fuera el caso sería del todo exigible conocerlo.

Cuando no se conoce la política real del gobierno para un problema de esta trascendencia y su institucionalidad es irreconocible es más que necesario que al menos se conozca cual era la intención con la creación del Ministerio y cual será, si ello no se lleva adelante, la alternativa. El Intendente de la Araucanía ha prometido un plan Araucanía… será por ahí por donde se deslizarán propuestas más concretas.

Y lo peor de todo es que la institucionalidad que existe sigue su proceso de deslegitimación y que se traduce en un desgobierno en lo que tiene que ver con la política indígena. Es por ello que desde diversos sectores: parlamentarios, organizaciones de la sociedad civil, comunidades indígenas, se han hecho observaciones y propuestas, la mayoría de las cuales ha quedado sin respuesta.

La sola respuesta de políticas de seguridad, estigmatización, invisibilización, criminalización, y quizás el desprecio por estas demandas no sean el camino que se busque para saldar una deuda histórica del Estado con los pueblos pre existentes en Chile.

(Editorial del Boletín Política Indígena Nº 24 – Segunda Quincena de Junio de 2015)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s