Mijael Carbone: “Mira, si tu quieres que te diga algo sobre la resistencia y la lucha que se ha dado: es vida, no veo otra cosa”

Mijael Carbone (29), es el Werken de la organización “Alianza Territorial Mapuche”, criado en la Comunidad Indígena Temucuicui de la comuna de Ercilla, en la región de La Araucanía, comprendió a temprana edad la importancia de recuperar la cosmovisión y forma de vida ancestral mapuche, convirtiéndose en defensor del territorio, sus recursos y la autonomía de su Nación.

marcha ATM.jpg

El sector de Malleco, donde se emplazan una importante cantidad de organizaciones y comunidades mapuche, es identificado -por las autoridades y los medios de comunicación- como una de las “Zonas Rojas” que atraviesan la frontera entre las regiones del Biobío y La Araucanía. Esto está asociado directamente con la histórica demanda de tierras, lo que ha generado enfrentamientos entre las comunidades mapuche de la zona y el Estado Chileno, como también con privados, debido a procesos de recuperación de tierras ancestrales que hoy en día  están en manos, principalmente, de empresas forestales.

 

mijael 2En el inicio de su vida política, Mijael desempeña labores dirgenciales al interior de la Comunidad Temucuicui, rol que lo llevó a vivir en carne propia la persecución de Carabineros y la justicia: “En algún momento termino siendo condenado a 7 años y 1 día de prisión preventiva y sin beneficio alguno, donde decido, obviamente, ingresar a la clandestinidad y no obedecer hoy día a la acusación, ni a los intereses del Estado Chile, el cual –creo yo- no me representan y no me van a representar nunca tampoco”.

En una segunda etapa y motivado por los procesos reivindicatorios que se están desarrollando en el territorio, Mijael acepta la invitación a hacerse parte de la dirigencia de la Alianza Territorial Mapuche, apoyando el creciente proceso de recuperación de tierras que han realizado las comunidades de la zona durante años de resistencia. Destacando que este proyecto ha permitido  no solo recuperar, sino que profundizar en la forma ancestral de comprender y relacionarse con su territorio, poniendo foco en áreas como la cultura, la educación y lengua, entre otras. Esta propuesta les ha posibilitado las construcción de una alternativa de desarrollo armónico y con pertinencia cultural y territorial, potenciando áreas económicas claves como: la ganadería, la agricultura y un plan de explotación forestal acorde a las necesidades del territorio, “La situación económica en Temucuicui ha mejorado en un 90%, hoy día tenemos donde trabajar, nuestros recursos económicos han aumentado y vamos a seguir en aumento porque estamos trabajando en nuestros territorios, nuestros espacios. Ha cambiado enormemente (la situación económica), en un 90% para no ser tan optimista y decir que es el 100% .

Los avances que hasta hoy se han realizado en el territorio quedan plasmados en las palabras del entrevistado: “Hemos ido creando poco a poco una sociedad distinta al Estado Chileno, en donde podamos seguir comunicándonos, donde podamos compartir ciertas cosas, y en donde nuestra cultura se mantiene muy viva”. La idea de proteger el territorio implica, por lo tanto, no permitir el ingreso del Estado en la forma que históricamente se había realizando, ya que –desde la mirada de Mijael- este tipo de relación, principalmente su lógica extractivista, ha dado como resultado “intervenir las comunidades y llevarlas a la desorganización”.

Por otro lado, cuando profundizamos respecto de la idea de autonomía, Mijael plantea que “como pueblo mapuche siempre ha existido la autonomía, ya que cuentan con cultura propia, ideología, forma de vida, una forma de comunicarnos y una forma de existir como pueblo”, identidad cultural que históricamente se ha visto enfrentada a las imposiciones del Estado de Chile a través de sus políticas jerárquizadas y unilaterales vinculadas a pueblos indígenas, destacando que lo complejo es convivir con el Estado y no con la sociedad chilena. En las palabras de Mijael es posible apreciar elementos propios de la interculturalidad, comprendiendo que para realizar cambios efectivos en la política indígena en Chile, es necesario convocar a la sociedad chilena en general y nos solo a los miembros de los pueblos indígenas presentes en el territorio, estableciendo que:

“Hoy día nos gustaría más que el tema de que el gobierno soluciones todo en 4 paredes, nos gustaría que la ciudadanía tomara mas cercanía, que pudiéramos discutir, que se hicieran asambleas populares y que podamos estar discutiendo nuestros problemas en las diferentes ciudades y comunidades, para que en conjunto pudiésemos cambiar esta política que es una política burda, que es una política que se ensañó con el pueblo chileno y mapuche, le roban a todo el mundo y que es sumamente fácil sostener los intereses de la grandes empresas en este país que está lleno de corruptos”.

mijael 4

La forma en que el Estado de Chile ha organizado el diálogo con los pueblos implicó también que definieran la agenda, posicionando temas que en muchas ocasiones no tiene correlato en los territorios, este es el caso del debate respecto de Reconocimiento Constitucional al interior de la ATM:   “O sea, a mí no me interesa participar de la Constitución chilena, no me interesa que el Estado me reconozca. Mira, yo sé que gran parte del pueblo mapuche lo desea – y yo lo digo a título personal en este momento- la organización ATM no está interesada en el reconocimiento constitucional y todo el tema, porque nosotros estamos trabajando un proceso de autonomía, entonces sería ilógico pensar en que nos reconozcan o sentirnos reconocidos sabiendo que estamos trabajando un proceso de autonomía”.

Que nos reconozcan o hacernos parte de aquello, sería nosotros olvidar parte de nuestra historia, parte del momento sufrido que hemos tenido como pueblo.

Antiguamente la ATM participó de los diferentes proceso de diálogo que las organizaciones mapuche de la zona sostuvieron con el anterior gobierno de Bachelet, fue en ese contexto que Mijael y los miembros de la Alianza Territorial Mapuche conocen el Programa de Política Indígena dirigido por José Vargas, iniciando una relación de colaboración que se ha sostenido desde 2010 hasta la actualidad. La motivación para hacerse parte de la propuesta de trabajo del Programa se debe a que José Vargas, en palabras de Mijael: “Tiene el criterio político, tiene buenas intenciones y quería hacer algo bien. Nos dio la confianza y hasta el día de hoy mantenemos una amistad, siempre trató de hacer lo mejor posible y eso hace que no solamente tenga una relación con nosotros como ATM, sino que con diferentes comunidades en el territorio”

El principal aporte que el programa ha realizado a la ATM, es la posibilidad de vincularse con otros territorios, analizar de manera integral la situación que se da en la región y poner en discusión a nivel nacional, lo que pasa al sur del Biobío. Es por esto, que la propuesta del programa se posiciona, desde su perspectiva, como una respuesta a la forma en que el Estado se ha relacionado con los pueblos, planteando que “no he visto ni un cambio desde los 90 hasta la actualidad, no he visto ningún tipo de cambio, ni intensiones distintas de parte de los gobiernos de turno para ver y abordar la situación indígena en el país”. De acuerdo a lo anterior, desde la perspectiva de nuestro entrevistado, no existe la confianza hacia el Estado que permita cambiar la dinámica de relación que actualmente sucede en La Araucanía, destacando que: “la situación puede mantenerse sobre lo que está hoy día o pueden agudizarse”.

Para cerrar la conversación, le preguntamos a Mijael cuáles son las principales demandas del pueblo mapuche, quien con humildad plantea que no puede arrogarse la representación de la nación mapuche, pero que desde su perspectiva lo que actualmente el pueblo mapuche quiere como base de un nuevo dialogo, es ser tratados con dignidad y bajo una armónica lógica de convivencia. Con estas condiciones como piso, la principal demanda sigue siendo la devolución de tierras ancestrales, como eje de sus procesos autonomicos y culturales. La administración propia del territorio no implica procesos autonómicos que excluyan a la sociedad chilena, sino que tengan por finalidad –con respeto de los DD.HH- construir de manera conjunta y en igaldad de condiciones una nueva forma de relacionarse y convivir entre los pueblos que habitan el territorio. Hasta ahora, la recuperación de espacios territoriales y el exitoso proceso de autonomía se han convertido en un aliciente para la lucha, como dice Mijael: “Nosotros hemos recuperado una cantidad de territorio, hoy día caminamos de frente, levantamos la mirada siempre cuando tenemos que realizar algo, hemos ido recuperando un poco lo económico, y también lo cultural”

Mira, si tu quieres que te diga algo sobre la resistencia y la lucha que se ha dado: es vida, no veo otra cosa. Yo veo el futuro, o sea, la existencia del ser humano. ¿Si nosotros no luchamos, no les ponemos un freno a todos estos invasores día a día quién lo va a hacer, qué aire vamos a respirar el día de mañana, qué agua vamos a tomar si ya no nos queda?.  Entonces uno ve vida en esto, nada más. 

Por Camila Peralta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s